29.12.15

Tokio Blues II

Nosotros (con "nosotros" me refiero a la gente normal y a la que no lo somos tanto), todos nosotros somos seres imperfectos que vivimos en un mundo imperfecto. Y no debemos vivir de una manera tan rígida, midiendo la longitud con una regla y los ángulos con un transportador como si la vida fuera un depósito bancario. ¿No te parece?

[Murakami]

27.12.15

Tokio Blues

— Si llegas a entenderme, ¿qué sucederá entonces?

— Eso no lo tienes muy claro, ¿verdad? No se trata de lo que pueda suceder. En este mundo hay a quien le gusta saber los horarios de los medios de transporte y se pasa el día comprobándolos. También hay quien hace barcos de un metro de largo encolando palillos. Por lo tanto, no es tan raro que haya por lo menos una persona que quiera entenderte, ¿no te parece? — ¿Como una especie de pasatiempo? —dijo Naoko divertida. — Si quieres, puedes llamarlo así. En general, las personas lo llaman simpatía o amor, pero si tú quieres llamarlo pasatiempo, puedes hacerlo.

[Haruki Murakami]

23.12.15

Def.: vida

Las miles de estrellas coloreando el cielo. La brisa fresca proveniente del mar. El ruido de las olas rompiendo. La calma que genera la inmensidad.

Los días inundados de risas. Las alas que obtienen los pies. Los muros que rompen las noches. Lo simple que resulta dejarse ser.

El calor placentero en el cuerpo. La curiosidad de los ojos que ven. El pelo y su enredo. La inspiración que busca la piel.

La energía que invade la panza. La tranquilidad de que todo saldrá bien. Los momentos que llevo conmigo. Las ganas de verte otra vez.

El encierro dentro de la cabeza. El terrible miedo a perder. Las lágrimas que fueron lecciones. La luna rojiza asomándose.

El bienestar del sentirse contenido. Los amigos que resultaron no ser. La seguridad de encontrarse a uno mismo. El expresar a través del papel.

La lluvia alimentando la tierra. Los sueños dormidos despertándose. La madurez que otorga el destino. Los recuerdos que irrumpen la sien.

El dolor establecido en el alma. Las tardes que no podrán ser. El olvido que es cruel y es oscuro. La constante manía de intentar comprender.

Las situaciones que cobran sentido. El desvelo que llama a por ti. Las palabras que nunca dijimos. Las ganas de nunca dejar de reír.

16.12.15

El Don del Águila II

Nunca había entendido tan punzantemente hasta qué punto nos atraen los ojos de los vivientes.

[Castaneda]

8.12.15

El don del águila

[...] Quería tomarla de la mano. Lo intenté, pero no pude mover el brazo. Como ya tenía cierta experiencia de moverme en ese estado, me propuse ir al lado de la Gorda. Mi deseo era abrazarla, pero en vez de eso me desplacé hasta un punto tan próximo de ella que nos fundimos. Yo estaba consciente de mi individualidad, pero al mismo tiempo sentía que era parte de la Gorda. Esa sensación me gustó intensamente. [...]


[Carlos Castaneda]

1.12.15

Amor 77

Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

[Cortázar]

24.11.15

Leona

Leona anda de quejas porque olvidó cómo emitir rugido. Quiere recordarlo, pero parece que siempre lo padeció. “Será cuestión del clima” -piensa por las noches- “Será cuestión de amor”.

Sólo al defender sus crías, instintivamente, Leona logra escuchar su voz.

14.11.15

desórdenes

Era chica. Mi cuarto: un desorden. Juguetes tirados por todas partes y mi abuela recogiéndolos.

Pisé una pila. De las comunes, doble A supongo. Volé hacía atrás dándome un porrazo en la cabeza.

Desde ese instante, mi abuela le tuvo pánico a las pilas en el suelo. Desde ese instante, mi cabeza se destartaló.

26.10.15

Me gusta visualizar el espesor de las nubes a través del gris de la luna.

4.8.15

Nadie más que uno mismo tiene las llaves de su propia esencia.

2.7.15

A mi cuadra la conforman idénticas cajas de zapatos escalonados en busca del sol. A veces me inquieta.

31.5.15

Nos arriesgamos en el momento en que nos aventuramos a lo desconocido.-

18.5.15

sano amor

Hoy escribo para vos, porque me enseñaste a amar con total pureza. Porque llenaste mis tardes de risas y de ángeles guardianes. Porque fuiste cómplice, pícara, diosa y madre protectora. Porque siempre apoyaste todas mis locuras, y porque tantas de las locuras que hay en mí, las heredé sólo de ti. Porque me veo en vos y te ves en mí cada domingo, cuando repetís lo flaquita y linda que soy y preguntas por mis catorce pretendientes inexistentes, seguido del recuerdo de lo flaquita y linda que eras y del caimán hermoso que se enamoró de vos. Porque a veces cuesta creer que la vida es injusta y traicionera, y que nos puede dejar en este mundo vagando sin recuerdos, sin sufrimiento, sin dolor, sin chispa, sin personalidad. Porque hoy cuando te veo ya no es igual, ya no existe quienes eramos ni lo que compartíamos. Porque hoy cuando te veo sólo te extraño. Y aunque cueste aceptarlo, duele. Por eso escribo, para sanar al alma, para sacarme el peso de responsabilidades que no me corresponden. Escribo, lloro y pienso que suerte la mía: que lindo haber podido conocerte y que llenaras mi vida.

Siempre preguntaste si le voy a contar a mis nietas de vos; en esta instancia, y a falta de descendencia, le cuento a quien se disponga a leer, lo hermosa y tierna que sos y la marca que dejaste en mi vida. Porque de vos aprendí a ser buena, esporádica, risueña, diáfana, crédula y cachivachera. Aprendí que no importa lo material y que una cosita dulce siempre conforma al alma. Me enseñaste que puedo ser y andar cómo quiera, -vas marcando tendencias- decías para sacarme preocupaciones. Siempre fuiste sostén y confidente. De todo eso poco queda. Todavía siento el vacío de esas tardes repentinas en que comenzaste a perderte. El vacío en el alma por no querer creer ni aceptar. El vacío por no poder despedirme. Ahora vivís como queres, perdida entre recuerdos lejanos que van quedando en tu cabeza. Es romántico y triste a la vez. Un ángel con cola vino a llevarse ese fuego radiante que te caracterizaba, pero para tu tranquilidad, parte de ese fuego habita conmigo: en mi corazón y en mi memoria. Porque en mí estás muy viva y muy presente, y sólo necesito cerrar los ojos para sentir tu abrazo reconfortante. Y esto último es mágico, porque es amor, del más sano que puede existir sobre la tierra. Amarte siempre abuela ♥

16.5.15

Siempre las historias tienen un final feliz

Elijo guardar en mí un sólo momento.

Me quedo con el recién amanecido recuerdo en el cual, enfrentados, reparaste en mí un instante y me abrazaste fuerte, apretujandome toda.
Instante mágico de sinceridad: así lo sentí, así lo viví.

Mi ilusión desconocía que ese era el principio del fin.

15.5.15

Mi lugar no es la cocina.
Mi lugar es el mundo.

3.3.15

Resignarse a la lluvia para disfrutarla. Después de todo, ¿a quién no le gusta mojarse con agua?

25.2.15

Linda esa hora de la ciudad, en la que al caminar, sólo escucho los pasos que van dejando atrás mis huellas.
Paz‬ para la mente.

17.2.15

El Amor en los tiempos del cólera

Lo asustó la sospecha tardía de que es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites.

García Márquez

4.2.15

El amor en los tiempos del cólera

A la mierda abanico que es tiempo de brisa.

García Márquez